domingo, 20 de noviembre de 2005

Dos ronroneantes felinas

El otro día en una reunión con unos amigos, salió en algún momento la pregunta de porqué los gatos ronronean. Seguramente las dos chicas de la foto tuvieron algo que ver en la inspiración de tal duda existencial.


Entonces me puse a buscar un poco cuál es la razón de que los felinos ronroneen y me encontré con algunos datos interesantes. Por ejemplo, no todos los Felidae ronronean, solamente los de la subfamilia Felinae, como los gatos domésticos, el lince, el puma, el chita (aunque este parece que es de otra subfamilia). Los leones, tigres y leopardos parece que no pueden ronronear. Adios a mis planes de adoptar un tigrecito de bengala entonces.
Hasta dicen por ahí que los mapaches ronronean.

La cuestión es que parece que lo hacen con los músculos de la laringe, y que con eso producen un sonido entre los 25 y los 150 hertz. Los que hayan visto uno de estos bichos, sabe que lo más raro es que lo hacen mientras inspiran y exhalan. Azul me he puesto tratando de hacer esto, sin resultados positivos hasta el momento.

Pero ¿porqué, Sax, porqué? Nadie sabe con certeza, porque supongo que lograr que uno de estos bichos ronronee mientras tiene veinte electrodos/sensores/cablecitos puestos y adentro de alguna máquina de resonancia debe ser algo cercano a lo imposible. Para más referencias, basta conseguir una copia de ese mail que lista las indicaciones para darle una pastilla a su gato.

Parece, igual, que el ronroneo sería, en la edad temprana de los michos (cuando nacen no pueden ni ver ni escuchar), una manera de encontrar a su mamá gata y hacerle saber que todo ok con la teta. Luego, el ronroneo puede indicar o felicidad (esto lo sabemos todos, basta agarrar un gato mimoso para empezar a temblar cual sosteniendo un motorcito) o niveles de estrés o daños. En este último caso, parece que el ronroneo sería una manera de mantener la salud osea y muscular con un bajo consumo de energía. Que, todos sabemos, el ahorro de energía es algo que todo gato adulto valora intensamente.

Aquí se puede escuchar a un minino haciendo uso de su laringe a todo motor. También, hay un hermoso poema de Vita Sackville-West, amiga de Virginia Woolf, sobre el tema de los gatos:


Los gatos más grandes
Victoria Sackville-West, traducción de Silvina Ocampo
Poesía Completa I, Ed. EMECE
Aparecido por primera vez en revista Sur, 1947 (modificada)

Los gatos más grandes con ojos dorados
miran afuera desde entre los barrotes.
Hay desiertos y diferentes cielos
y noches con estrellas diferentes.
Rondan por las montañas aromáticas;
matan, tan ferozmente como copulan
y mantienen libre la voluntad
para vagar, vivir y beber hasta saciarse;
pero más allá de su entendimiento esto sé yo:
El hombre quiere un poco y morirá por mucho tiempo.
Estas especies a través del desierto moran
donde los tulipanes florecen entre piedras,
ignorando que sufrirán cambios
o que los buitres picotearán sus huesos.
La fuerza es eterna para ellos,
gobiernan el terror de la noche,
cazan al ciervo en su fuga
y con arrogancia hieren;
pero yo soy sabia, si ellos son fuertes:
El amor de los hombres es tan transitorio como larga es su muerte.
Mas ¡qué poder para el engaño!
Mi entendimiento se ha transformado en esperanza,
en este instante creo
en el amor y me burlo de la muerte.
Vine de ninguna parte y seré
fuerte, inmutable, rápida, eternamente.
Soy un león, una piedra, un árbol,
y como la estrella Polar en mí
está clavado mi constante corazón en ti.
Ah, quede yo para siempre ciega
con leones, tigres, leopardos y sus semejantes.


******* El original en inglés ********

The Greater Cats
Victoria Sackville-West


The greater cats with golden eyes
Stare out between the bars.
Deserts are there, and different skies,
And night with different stars.
They prowl the aromatic hill,
And mate as fiercely as they kill,
And hold the freedom of their will
To roam, to live, to drink their fill;
But this beyond their wit know I:
Man loves a little, and for long shall die.
Their kind across the desert range
Where tulips spring from stones,
Not knowing they will suffer change
Or vultures pick their bones.
Their strength's eternal in their sight,
They rule the terror of the night,
They overtake the deer in flight,
And in their arrogance they smite;
But I am sage, if they are strong,
Man's love is transient as his death is long.
Yet oh what powers to deceive!
My wit is turned to faith,
And at this moment I believe
In love, and scout at death.
I came from nowhere, and shall be
Strong, steadfast, swift, eternally:
I am a lion, a stone, a tree,
And as the polar star in me
Is fixed my constant heart on thee.
Ah, may I stay forever blind
With lions, tigers, leopards, and their kind.


En fin.

Y si quieren leer ciencia ficción, de la buena, con unos cuantos gatos como protagonistas, pueden leer al Sr. Cordwainer Smith y su saga de la Instrumentalidad (La balada de la pobre G'mell, por ejemplo). Algo que quizás, muy quizás, combina ambas cosas es este cuento que salió en Axxón #126.

Ronroneo es salud; y sinó pregunteselo a Miai, que está acá, ronroneando sobre el codo de quien escribe, durmiendo y estirándose de a ratos. Así se hace complicado escribir un blog.

3 comentarios:

Bárbara Din dijo...

Qué bello, un post dedicado a los felinos. ¡Cómo me han comprado, luego de haber querido tanto un perro!

Y es cierto, trabajar con gato en falda es harto complicado, sobre todo cuando pretendern ayudarte. :)

Anónimo dijo...

Que lindos gatos para comerlos o sodomizarlos pero muy lindos.

chalten dijo...

Me pareció haber visto un lindo gatito...