jueves, 13 de noviembre de 2008

gone to oceania

Ezeiza. Cosas raras que suceden en los aeropuertos. Jóven acompañante de aerolínea entreteniendo o siendo entretenido por dos preadolescentes, discusión sobre comidas y como “los otros” obviamente no entienden nada de eso. Los otros alternativamente se convierten en los yanquis, los argentinos o los hombres y las mujeres.
En Chile. Dos policias antinarcóticos con sus simpáticos canes. Ví primero a los canes y pensé que se trataba de cieguitos... Mujer con turbante organizando festival de yoga en castellano y en inglés. Dos señoras hablando como si fueran una (“Ahora nos vamos a tomar un cafecito y despues nos vamos a lavar al baño porque esto nos molesta”) y convirtiendo moneda de chilenos a soles.
Se me había ocurrido un buen título para un post del blog, pero ya me lo olvidé (era este nomás, gracias Chatwin).
Me había olvidado lo luminoso que era el aeropuerto de chile. Pero también, hace más de ocho o nueve años que no pasaba por ahí.
En algún lugar del óceano Pacífico. Me puse a mirar la película que me pareció más potable del vuelo, una comedia musical que se llama Mamma mía!, y que me encantó. Espero no haber hecho demasiado bochinche con las carcajadas.



Me hizo acordar a algunos de los números de Eli Stone.

Llegada a Auckland. Linda ciudad, más abierta que Buenos Aires, por lo menos la parte que vi hasta ahora. Todavía no paseé mucho, en recuperación de las últimas semanas. Pero me metí recién en la Biblioteca Pública de Auckland y me encontré con este librito, muy interesante para chusmeteríos posteriores.

Taonga Puoro: Singing treasures, The musical instruments of the Mãori. Brian Flintoff, ISBN 1-877333-14-X

Y algunos links de la Biblioteca que me parecieron interesantes, como sus blogs; http://www.aucklandcitylibraries.com/blog.aspx, y especialmente este (bueno, era el primero, pero también me llamó la atención), Books in the city, cuyo último post pregunta por ejemplo ¿Con qué personaje literario te casarías? Me gustó la mezcla que hace Karen, la autora, de anécdotas personales y libros. Un blog "para gente que no puede vivir sin leer".

Bueno, entonces. Estoy en New Zealand. Acabo de leer una frase de Mark Twain que viene bien para describir el momento (y me hace acordar a lo que estabamos discutiendo acaloradamente en la charla del sábado en Objeto a), "Predictions are very difficult, especially when the future is involved."

5 comentarios:

Andrea dijo...

Que bueno tener noticias !!!!
Me alegro que ya te estes relajando !!
Disfruta Nueva Zelanda !!! cruza con el ferry a Devonport y descubri las vistas desde el monte que tiene esa pequeña isla.

Besos.

DreamWarrior dijo...

Eso! Bueno, el viaje todo bien, entonces. Y ahora? Qué onda toda esta nueva aventura? Qué curiosidad!
Sacá fotitos! =)

chalten dijo...

Holas! Andre: Me quedó atravesado el mail que les estaba mandando la última vez que se me cortó el wireless. Gracias por las recomendaciones!
Barb: Sí, en cuanto pueda voy subiendo. Besotes y suerte con tu aventura también!

Baterflai dijo...

Y te fuiste nomás!!
Muchísima suerte con la nueva aventura, te seguimos leyendo!! :)

Té Verde dijo...

Algo original, seguimos leyendo tu aventura nueva...
Hay un bar de Hielo por allá... dedicado al vodka obvio...
Abrazos!!