miércoles, 26 de abril de 2006

¿Qué hago yo aquí?


Además de que más de uno se lo debe de haber preguntado en algún momento, "¿Qué hago yo aquí?" es el título de uno de los libros de Bruce Chatwin, para ser más exactos es el título de su último libro, ya que este caballero aventurero murió en el '89 a causa del SIDA.
Leí por primera vez a Chatwin hace unos tres años, estaba investigando un poco la historia de la Patagonia argentina para una novelita corta que nunca terminé (la de los galeses, Dani!) y encontré referencias a su libro "En Patagonia" por todos lados, así que cuando lo encontré en la librería salí corriendo con él de la mano.
Y me enamoré.
O en realidad fué un primer flechazo, y me terminé de enamorar cuando vi su libro de fotos de viajes, con comentarios extraídos de sus notebooks de viaje. Un nómade, un aventurero. Viajero por Asía, África, América, Oceanía. Un experto en arte de Sotheby's que un día decidió empezar a viajar por un problema en la vista, por el que su médico le recomendo mirar hacia horizontes lejanos. Cosa que hizo enseguida, yéndose de viaje por África y renunciando a su trabajo en Sotheby's. Luego viene su vida como periodista, que nuevamente deja con un telegrama a sus empleadores "Have gone to Patagonia", para escribir su libro más conocido.
Uno de sus libros, "El virrey de Ouidah" fué masomenos adaptado por Herzog para una película, que creo que es "Cobra verde". No la ví, así que vaya uno a saber.
Como parte de su investigación sobre el tipo de vida nómade y las culturas que todavía quedan que lo practican, y sobre algunas cosas más, también escribe "The Songlines". Un libro más que recomendable, y que está traducido al castellano como "Tras las huellas de la canción", o algo así.
Para terminar, un fragmento de uno de sus libros, no recuerdo ahora cual:

"Debo escribir ese maldito libro mío de un modo claro y sensato. Abrí la primera página esta tarde un tanto como quien manipula una carta-bomba. Era horrible. Pretencioso. Pero aún me gusta: «Los mejores viajeros son iletrados; no nos aburren con reminiscencias.»"

Y el muy maldito odiaba la ciencia ficción.

No hay comentarios: