martes, 29 de diciembre de 2009

efecto bagna cauda

Ayer, 28 de Diciembre y Día de los Inocentes aquí en Argentina, publicaron en Axxón 203 mi cuento "Efecto bagna cauda". Este cuento es una especie de continuación a "El día que Ñorquinco desapareció del mapa", siguiendo con la historia de estos amigos y sus aventuras por pueblitos de la Argentina.

La ilustración es bien bien gore, o más bien sutil... no sé, y algo de eso tiene el cuento, me gusta pensar. Gracias Valeria Ucelli, ¡ése juncal es el juncal perfecto!

Este segundo cuento surgió una noche del 2008 (¿abril? ¿mayo?) que nos reunimos con amigos taikeros a cenar (¡Los extraño!... ¿o extrañaré las cenas??? ;) ) un plato que veníamos planificando hace un tiempo. Fueron unas cuantas semanas de investigación y descubrimos que había un pueblito donde se celebra todos los años la Fiesta de la Bagna Cauda, que vendría a ser una especie de fondue piamontesa, con crema de ajo y anchoa en vez de chocolate.
Es un plato de invierno, y al ratito nomás de empezar a cenar se inició el efecto...

De ahí a hablar de zombies fué sólo un paso. Por supuesto, esta era una aventura para Pablo y Omar.

Y por supuesto, esta es la receta oficial de la Bagna Cauda de Humberto Primo (15 comensales). Pruebenlá bajo su propio riesgo.

* 4 kg de crema
* 1 litro de leche
* 10 cabezas de ajo
* 25 anchoas
* 3 cucharadas de maizena
* 1 cucharada de nueces picadas
* sal y pimienta
Se puede acompañar con las siguientes verduras:

* 2 coliflor
* 1 repollo
* ½ kg de zanahorias
* 1 kg de papas
* ½ atado de acelga
* ½ kg de lechuga

(Recomendación: Los repollitos de bruselas resultaron un hallazgo, y aparte estaban de temporada! y NO DEJEN DE REVOLVER EN OCHO!!!)

¿Quiéres saber más?
La Opinión de Rafaela, "Bagna cauda: símbolo de amistad"

2 comentarios:

Marcelo Huerta dijo...

Por supuesto, un fan de Babylon 5 que se precie de tal no puede desconocer que el jefe de seguridad de la estación, Michael Garibaldi, es un fiel degustador de la Bagna Cauda, en homenaje a su padre, quien la preparaba cariñosamente para él en su niñez y en cuyo homenaje Garibaldi elabora el plato una vez al año. (Esto lo enfrenta con el médico, el Dr. Franklin, que se halla empeñado en que todos los tripulantes sigan dietas saludables.)

chalten dijo...

Increíble... ¿En qué capítulo (o capítulos) pasa eso? De cualquier manera, si hay algo saludable, es la bagna cauda ¿eh? Gracias Marce por el dato, ¡está buenísimo!